Google+ Followers

miércoles, 24 de septiembre de 2014

POEMA

LA MELANCOLÍA


La melancolía,
ese dolor de la felicidad frustrada,
el fin de la era alegre,
el acabóse de esta armonía tristemente incompleta.

La melancolía,
aquel niño ríe y ríe en la más remota lejanía,
el Peter -Pan de ese hombre que no creció jamás,
quedó sin su alma más jovial y maduró a golpe de desgracias bien malignas.

La melancolía,
esa tristeza que no acaba nunca,
ni en el más remoto lugar del fondo de su sentido corazón pensado,
la alegría es devorada sin piedad por el desamor y por el desengaño de las vanidades trucadas.

La melancolía,
la trampa de toda vida planeada con el mal error de sentir demasiado,
el vil dinero, ayudante infiel de esta falsa felicidad,
en el más sentido interior, el vacío profundo lleno de las noticias más sinceras.

¿Estás triste hoy?
¿Has encontrado la plenitud de esta vida inacabada?
La tristeza no se evadirá por este simulacro de estafa y juego del mal uso del destino,
¿quién falta en este camino de roca dura e inestable de prematura satisfacción?

La melancolía,
cruel realidad con cubierta de humo, esos logros fraudulentos,
que ocultan nuestro yo interior,
¿qué deseamos realmente?

La melancolía,
llega sola o llega acompañada por esta pena venidera de malos presagios,
hoy, has llorado mucho, le dice el alma al espíritu...
mañana y pasado mañana, el Sol asomará tímidamente y teñirá tu negruzco sentimiento.

La melancolía,
torna esta noche al suicidio de tu cansado ser,
el médico de tus pensamientos se ha marchado ya...
ayer te tumbaste en su diván por última vez.

Felicidad, alegría, pena, melancolía...
el son fúnebre de este hombre agotado de su existencia escasa y sucia de ritmo,
la melancolía venció al corazón hundido en los más hondo del perder,
de este juego y lucha de roles del espíritu más noble y luchador incansable hasta hoy.