Google+ Followers

jueves, 11 de diciembre de 2014

POEMA CREATIVO

LA SOMBRA DE LA ETERNA DUDA


Aquella era la sombra,
la que me venía siguiendo,
un simulacro de mí.

Aquella era la sombra,
de mis miedos infundados, el tormento del pensamiento más negruzco,
el lustre de las ideas de aquel año de luto por el recuerdo tan siniestro de mi muerte en vida.

Aquella era la sombra,
que me seguía eternamente, acompañando mi maltrecho ser...
yo ya no soy ni la sombra de lo que era... y llegó mi declive más cruel.

Aquella era la sombra,
amargamente se aproximó lo tenebroso, la temida noche, la eterna oscuridad...
y sonaba por el horizonte aquella sonata fúnebre, muy fugazmente me envolvía mi turbia aura.

Aquella era la sombra,
el tormento del bis del son, el estribillo nunca cambió,
se apoderó de aquella alegría que me acompañaba tan fiel, lentamente la mató...

Aquella era la sombra,
eterna duda de esta existencia tan acabada en la mera lucha del existir,
inexacta aquella ciencia tan infusa y tan incierta.

Aquella era la sombra,
¿debe de cambiar ella o debo de cambiar yo?
¿Acaso no tengo derecho de liberarme del peso de mi propia sombra?

Hoy he sido capaz de librarme de este lastre de mi osada y atrevida conciencia, el rencor y el remordimiento más oculto.